NICOLE

MENAYO

 

 

Quien soy

Mujer, costarricense, 24 años, empoderada, soñadora y esperanzada en que las cosas siempre pueden ser mejores.

Modelo comercial y de alta costura desde los 15; bachiller en Leyes y egresada de Licenciatura.

Miss Mesoamérica International 2016, fundadora de Supra Fundación.

Con detalles

Comencé a los 20 años, recién obtenido el bachillerato en Derecho y comenzando la Licenciatura, venía descubriendo mi pasión por los Derechos Humanos y mi vocación por ayudar a otros, en agradecimiento por una vida bendecida, donde la salud y la educación siempre estuvieron presentes. Me di cuenta que quería integrar tanto mi pasión por el modelaje como por el Derecho y fue cuando supe de las competencias de belleza por una amiga de la agencia de modelos en la que estaba… Ella logró entrar a las finalistas de Miss Costa Rica y se me encendió una lucecita que decía: “ella pudo y tú la conoces, significa que tú también podrías, ¿Cierto?” Y comencé a sentir esa lucecita más y más fuerte hasta que dije: “voy a hacerlo” y así comienza la historia.

Busqué personas involucradas en la industria, toqué puertas de personas, exreinas de belleza, marcas comerciales, estilistas, maquillistas, tanto a nivel local como internacional. Recibí más “no” que “sí”, pero lo lindo de esto es que un “sí” de la persona correcta te cambia la vida. Poco a poco fui agarrando experiencia, aprendí a caminar, a vestirme y producirme bien, entenderme y conocerme. Comencé a escucharme internamente, a sincronizar mi cuerpo, alma y mente, a decidir positivo y saludable, nunca fui de dietas ni regímenes que comprometieran mi esencia, siempre escogí SALUD, comer bien y ejercicio, lo más natural posible.

6 meses después de haber decidido perseguir un sueño descabellado, (entenderán que soy de Costa Rica y los reinados son algo que aún está en desarrollo en mi país) fui a México a mi primera competencia internacional, lo que sirvió como gran escuela en mi trayecto: supe lo que era lidiar con veinte chicas que, como uno, tienen el mismo sueño, no entendía cómo iba a destacar entre tantas ni como era el proceso de selección… Ahí entendí que la fuerza y luz del alma son distintas para cada una y que la mía apenas estaba encendiendo.

Logré un top 4, banda simpatía (la competencia vota por ti) y me hice amiga cercana de todas, pero en especial de Ana María (Puerto Rico) y la ganadora, Janizbel (Panamá), amistades que llevo en el corazón todavía.

 

 

Aquí me di cuenta lo grande que era el mundo, la variedad que existe entre nosotros y amplié mis barreras personales, expandí la mente, el paladar, fue un choque cultural bello. Además entendí eso de la “política” en las competencias, que tienes que destacar, no sólo por tu país, si no a nivel regional, porque los campos están contados y ya no eres sólo Costa Rica, sino también Centroamérica, así que para asegurarte tu espacio, debes destacar entre las de tu región.

Devastada por el cuarto lugar, inocente pensaba que las competencias se ganaban por ser linda físicamente y ya, vine a Costa Rica y dije “el próximo lo gano”, pero sintiendo adentro mío que no sabía ni que estaba haciendo…

Presionada por mi familia para terminar mis estudios (mamá gerente y papá exmilitar español, se imaginarán), encontré Miss Mesoamérica International, conocía por la vida al organizador y sabía que era una competencia limpia, nuevamente estaba decidida a entregarlo todo, porque quería tener un buen currículum para cualquiera que fuera mi resolución (Miss Costa Rica o Miss Supranational).

Comencé a prepararme durante un año, llevando siete materias de Licenciatura para poder adelantar y así llevar más suave el último cuatrimestre para competir sin tanta presión.

En un país donde los reinados son algo aún muy estereotipado, el mérito, me atrevería a decir, es mayor, porque no hay organizaciones que le den todo a la chica, sino que ella debe conformar su propio equipo, dirigir, producir, crear, diseñar, contratar fotógrafos, estilistas, en fin, orquestar la obra. Además, llevando Derecho se me cuestionó personalmente las decisiones individuales que estaba tomando, comencé a ver la verdadera libertad de una mujer: condicionada por su género.

No tenía dinero, nada, ni para la plancha de vapor que es indispensable llevar, mis papás eran un rotundo “no” con los concursos de belleza, luego mi mamá flaqueó (haha) y me ayudó con los boletos, a realizar un cóctel para los patrocinadores, adquirir ciertas piezas de vestuario y la plancha de vapor, haha.

Covergirl comenzó a patrocinarme después de varias reuniones y así varias personas, como Dr. Erick Rojas, Dra. Paula Garbanzo, distintas boutiques, entre otros comercios, empezaron a apoyar este proyecto.

Un año entero dedicado y no fue fácil, estaba preparándome con una persona que podía costarme la corona por enemistad con el dueño del concurso y recibí una llamada salvadora contándome al respecto, yo no sabía nada y estaba a cuatro meses de competir (el tiempo vuela), entre llamadas cambié de profesor, pero este nuevo profesor, al parecer, no tenía amistad con el de mi organización, quien me permitía representar al país, había tensión en el ambiente, pero sabes, las reinas tenemos un sexto sentido sobre lo que es mejor y tratamos de conciliar esos pequeños enfrentamientos, logré dominar los tacones y junto con una estilista (The Style Room) armamos cada look diario y nocturno, con su respectivo maquillaje y cabello, y los empaqué en bolsitas con foto de los accesorios y el look completo (la organización es clave, para mí significó un reto personal, porque era súper desordenada!) . Cuando llegó el momento, fui a El Salvador y en el XXV aniversario, sosteniendo las manos de la bellísima Génesis, que de hecho era de El Salvador (país sede), Costa Rica logró la corona conmigo como su representante.

 

 

¡Qué honor!

Luego, por medio de Instagram encontré el correo de la que es virreina del año anterior a mi participación, la hermosa Valeria Véspoli, le escribí sobre mi participación y las ganas que tenía de lograr hacer historia para Costa Rica, por suerte ella había sido roommate de la tica anterior (Paola Chacón) y se llevó súper buena impresión, así que nos reunimos en Miami e hicimos una amistad especial, ella entendía por lo que iba a pasar y reconoció mi pasión.

Cuando le comenté mi estrategia, las ventajas, desventajas, alcances, etc., y sin forzarlo el universo la mantuvo en mi preparación para consultarle cosas importantes, aprender sobre el clima, escuchar consejos sobre el equipaje y otra información que se vuelve elemental si vas para el otro lado del planeta.

Quería hacer un traje típico que no fuera tan típico, una vez aterrizando sobre Costa Rica, venía amaneciendo y las montañas en perfecta armonía con el mar se veía majestuoso, así que llame a un diseñador, le envié fotos de ese momento y le dije “inspírate, crea arte, quiero que captes estos verdes y azules de tiquicia y lo plasmes en algo máximo”. El traje típico es como yo quiero que el mundo vea a Costa Rica, es definirlo en un traje así que quería innovar y mostrar el talento costarricense, tanto en diseño como en producción audiovisual artística, me puse en contacto con Alphachanel, quienes hacen la publicidad de los Mercedes Benz Fashion Week SJ y realizamos una producción de 10 personas que llevó más o menos 4 meses en organizarse, donde cuatro distintos diseñadores de moda y joyería participaron.

Durante el tiempo de preparación siempre mantuve una dieta saludable, con mis placeres culposos, como los helados y las crepas, pero disciplinada, trato de no ser tan complaciente con esos deseos, porque creo que me desvían del enfoque que tengo.

Siempre practiqué pasarela al menos dos veces por semana y ahora, a cuatro semanas, practico todos los días. Los trajes de la final y la preliminar tuve el privilegio de poderlos desarrollar, junto a Alejandro Fajardo, que vistió a Miss Universe, Gabriela Isler; y otras venezolanas reinas de belleza, al igual que otras celebridades del corte Colón, JLo, entre otras.

El guardarropa de uso a diario fue en su mayoría del nicaragüense Erick Bendaña y es muy cool poder trabajar con talentosos latinoamericanos y costarricenses porque este lado del mundo tiene muchísimo que ofrecer y me encantaría servir como herramienta para demostrarlo!

Ahora estoy en la recta final y veremos qué tal concluye!!


Logros:

  • Bachiller en Derecho
  • Egresada de Licenciatura en Derecho.
  • Top 4 y Miss Simpatía en Miss Culture and Peace International.
  • Miss Mesoamerica International 2016.
  • Certificada Toeic (inglés).
  • Modelo experimentado comercial y de alta costura
  • Diplomado en Coaching Salud y Bienestar
  • Miss Supranational Top 10

NICOLE

MENAYO

 

 

Quien soy

Mujer, costarricense, 24 años, empoderada, soñadora y esperanzada en que las cosas siempre pueden ser mejores.

Modelo comercial y de alta costura desde los 15; bachiller en Leyes y egresada de Licenciatura.

Miss Mesoamérica International 2016, fundadora de Supra Fundación.

Con detalles

Comencé a los 20 años, recién obtenido el bachillerato en Derecho y comenzando la Licenciatura, venía descubriendo mi pasión por los Derechos Humanos y mi vocación por ayudar a otros, en agradecimiento por una vida bendecida, donde la salud y la educación siempre estuvieron presentes. Me di cuenta que quería integrar tanto mi pasión por el modelaje como por el Derecho y fue cuando supe de las competencias de belleza por una amiga de la agencia de modelos en la que estaba… Ella logró entrar a las finalistas de Miss Costa Rica y se me encendió una lucecita que decía: “ella pudo y tú la conoces, significa que tú también podrías, ¿Cierto?” Y comencé a sentir esa lucecita más y más fuerte hasta que dije: “voy a hacerlo” y así comienza la historia.

Busqué personas involucradas en la industria, toqué puertas de personas, exreinas de belleza, marcas comerciales, estilistas, maquillistas, tanto a nivel local como internacional. Recibí más “no” que “sí”, pero lo lindo de esto es que un “sí” de la persona correcta te cambia la vida. Poco a poco fui agarrando experiencia, aprendí a caminar, a vestirme y producirme bien, entenderme y conocerme. Comencé a escucharme internamente, a sincronizar mi cuerpo, alma y mente, a decidir positivo y saludable, nunca fui de dietas ni regímenes que comprometieran mi esencia, siempre escogí SALUD, comer bien y ejercicio, lo más natural posible.

6 meses después de haber decidido perseguir un sueño descabellado, (entenderán que soy de Costa Rica y los reinados son algo que aún está en desarrollo en mi país) fui a México a mi primera competencia internacional, lo que sirvió como gran escuela en mi trayecto: supe lo que era lidiar con veinte chicas que, como uno, tienen el mismo sueño, no entendía cómo iba a destacar entre tantas ni como era el proceso de selección… Ahí entendí que la fuerza y luz del alma son distintas para cada una y que la mía apenas estaba encendiendo.

Logré un top 4, banda simpatía (la competencia vota por ti) y me hice amiga cercana de todas, pero en especial de Ana María (Puerto Rico) y la ganadora, Janizbel (Panamá), amistades que llevo en el corazón todavía.

 

 

Aquí me di cuenta lo grande que era el mundo, la variedad que existe entre nosotros y amplié mis barreras personales, expandí la mente, el paladar, fue un choque cultural bello. Además entendí eso de la “política” en las competencias, que tienes que destacar, no sólo por tu país, si no a nivel regional, porque los campos están contados y ya no eres sólo Costa Rica, sino también Centroamérica, así que para asegurarte tu espacio, debes destacar entre las de tu región.

Devastada por el cuarto lugar, inocente pensaba que las competencias se ganaban por ser linda físicamente y ya, vine a Costa Rica y dije “el próximo lo gano”, pero sintiendo adentro mío que no sabía ni que estaba haciendo…

Presionada por mi familia para terminar mis estudios (mamá gerente y papá exmilitar español, se imaginarán), encontré Miss Mesoamérica International, conocía por la vida al organizador y sabía que era una competencia limpia, nuevamente estaba decidida a entregarlo todo, porque quería tener un buen currículum para cualquiera que fuera mi resolución (Miss Costa Rica o Miss Supranational).

Comencé a prepararme durante un año, llevando siete materias de Licenciatura para poder adelantar y así llevar más suave el último cuatrimestre para competir sin tanta presión.

En un país donde los reinados son algo aún muy estereotipado, el mérito, me atrevería a decir, es mayor, porque no hay organizaciones que le den todo a la chica, sino que ella debe conformar su propio equipo, dirigir, producir, crear, diseñar, contratar fotógrafos, estilistas, en fin, orquestar la obra. Además, llevando Derecho se me cuestionó personalmente las decisiones individuales que estaba tomando, comencé a ver la verdadera libertad de una mujer: condicionada por su género.

No tenía dinero, nada, ni para la plancha de vapor que es indispensable llevar, mis papás eran un rotundo “no” con los concursos de belleza, luego mi mamá flaqueó (haha) y me ayudó con los boletos, a realizar un cóctel para los patrocinadores, adquirir ciertas piezas de vestuario y la plancha de vapor, haha.

Covergirl comenzó a patrocinarme después de varias reuniones y así varias personas, como Dr. Erick Rojas, Dra. Paula Garbanzo, distintas boutiques, entre otros comercios, empezaron a apoyar este proyecto.

Un año entero dedicado y no fue fácil, estaba preparándome con una persona que podía costarme la corona por enemistad con el dueño del concurso y recibí una llamada salvadora contándome al respecto, yo no sabía nada y estaba a cuatro meses de competir (el tiempo vuela), entre llamadas cambié de profesor, pero este nuevo profesor, al parecer, no tenía amistad con el de mi organización, quien me permitía representar al país, había tensión en el ambiente, pero sabes, las reinas tenemos un sexto sentido sobre lo que es mejor y tratamos de conciliar esos pequeños enfrentamientos, logré dominar los tacones y junto con una estilista (The Style Room) armamos cada look diario y nocturno, con su respectivo maquillaje y cabello, y los empaqué en bolsitas con foto de los accesorios y el look completo (la organización es clave, para mí significó un reto personal, porque era súper desordenada!) . Cuando llegó el momento, fui a El Salvador y en el XXV aniversario, sosteniendo las manos de la bellísima Génesis, que de hecho era de El Salvador (país sede), Costa Rica logró la corona conmigo como su representante.

 

 

¡Qué honor!

Luego, por medio de Instagram encontré el correo de la que es virreina del año anterior a mi participación, la hermosa Valeria Véspoli, le escribí sobre mi participación y las ganas que tenía de lograr hacer historia para Costa Rica, por suerte ella había sido roommate de la tica anterior (Paola Chacón) y se llevó súper buena impresión, así que nos reunimos en Miami e hicimos una amistad especial, ella entendía por lo que iba a pasar y reconoció mi pasión.

Cuando le comenté mi estrategia, las ventajas, desventajas, alcances, etc., y sin forzarlo el universo la mantuvo en mi preparación para consultarle cosas importantes, aprender sobre el clima, escuchar consejos sobre el equipaje y otra información que se vuelve elemental si vas para el otro lado del planeta.

Quería hacer un traje típico que no fuera tan típico, una vez aterrizando sobre Costa Rica, venía amaneciendo y las montañas en perfecta armonía con el mar se veía majestuoso, así que llame a un diseñador, le envié fotos de ese momento y le dije “inspírate, crea arte, quiero que captes estos verdes y azules de tiquicia y lo plasmes en algo máximo”. El traje típico es como yo quiero que el mundo vea a Costa Rica, es definirlo en un traje así que quería innovar y mostrar el talento costarricense, tanto en diseño como en producción audiovisual artística, me puse en contacto con Alphachanel, quienes hacen la publicidad de los Mercedes Benz Fashion Week SJ y realizamos una producción de 10 personas que llevó más o menos 4 meses en organizarse, donde cuatro distintos diseñadores de moda y joyería participaron.

Durante el tiempo de preparación siempre mantuve una dieta saludable, con mis placeres culposos, como los helados y las crepas, pero disciplinada, trato de no ser tan complaciente con esos deseos, porque creo que me desvían del enfoque que tengo.

Siempre practiqué pasarela al menos dos veces por semana y ahora, a cuatro semanas, practico todos los días. Los trajes de la final y la preliminar tuve el privilegio de poderlos desarrollar, junto a Alejandro Fajardo, que vistió a Miss Universe, Gabriela Isler; y otras venezolanas reinas de belleza, al igual que otras celebridades del corte Colón, JLo, entre otras.

El guardarropa de uso a diario fue en su mayoría del nicaragüense Erick Bendaña y es muy cool poder trabajar con talentosos latinoamericanos y costarricenses porque este lado del mundo tiene muchísimo que ofrecer y me encantaría servir como herramienta para demostrarlo!

Ahora estoy en la recta final y veremos qué tal concluye!!


Logros:

  • Bachiller en Derecho
  • Egresada de Licenciatura en Derecho.
  • Top 4 y Miss Simpatía en Miss Culture and Peace International.
  • Miss Mesoamerica International 2016.
  • Certificada Toeic (inglés).
  • Modelo experimentado comercial y de alta costura
  • Diplomado en Coaching Salud y Bienestar
  • Miss Supranational Top 10

NICOLE

MENAYO

Quien soy

Mujer, costarricense, 24 años, empoderada, soñadora y esperanzada en que las cosas siempre pueden ser mejores.

Modelo comercial y de alta costura desde los 15; bachiller en Leyes y egresada de Licenciatura.

Miss Mesoamérica International 2016, fundadora de Supra Fundación.

Con detalles

Comencé a los 20 años, recién obtenido el bachillerato en Derecho y comenzando la Licenciatura, venía descubriendo mi pasión por los Derechos Humanos y mi vocación por ayudar a otros, en agradecimiento por una vida bendecida, donde la salud y la educación siempre estuvieron presentes. Me di cuenta que quería integrar tanto mi pasión por el modelaje como por el Derecho y fue cuando supe de las competencias de belleza por una amiga de la agencia de modelos en la que estaba… Ella logró entrar a las finalistas de Miss Costa Rica y se me encendió una lucecita que decía: “ella pudo y tú la conoces, significa que tú también podrías, ¿Cierto?” Y comencé a sentir esa lucecita más y más fuerte hasta que dije: “voy a hacerlo” y así comienza la historia.

Busqué personas involucradas en la industria, toqué puertas de personas, exreinas de belleza, marcas comerciales, estilistas, maquillistas, tanto a nivel local como internacional. Recibí más “no” que “sí”, pero lo lindo de esto es que un “sí” de la persona correcta te cambia la vida. Poco a poco fui agarrando experiencia, aprendí a caminar, a vestirme y producirme bien, entenderme y conocerme. Comencé a escucharme internamente, a sincronizar mi cuerpo, alma y mente, a decidir positivo y saludable, nunca fui de dietas ni regímenes que comprometieran mi esencia, siempre escogí SALUD, comer bien y ejercicio, lo más natural posible.

6 meses después de haber decidido perseguir un sueño descabellado, (entenderán que soy de Costa Rica y los reinados son algo que aún está en desarrollo en mi país) fui a México a mi primera competencia internacional, lo que sirvió como gran escuela en mi trayecto: supe lo que era lidiar con veinte chicas que, como uno, tienen el mismo sueño, no entendía cómo iba a destacar entre tantas ni como era el proceso de selección… Ahí entendí que la fuerza y luz del alma son distintas para cada una y que la mía apenas estaba encendiendo.

Logré un top 4, banda simpatía (la competencia vota por ti) y me hice amiga cercana de todas, pero en especial de Ana María (Puerto Rico) y la ganadora, Janizbel (Panamá), amistades que llevo en el corazón todavía.

 

Aquí me di cuenta lo grande que era el mundo, la variedad que existe entre nosotros y amplié mis barreras personales, expandí la mente, el paladar, fue un choque cultural bello. Además entendí eso de la “política” en las competencias, que tienes que destacar, no sólo por tu país, si no a nivel regional, porque los campos están contados y ya no eres sólo Costa Rica, sino también Centroamérica, así que para asegurarte tu espacio, debes destacar entre las de tu región.

Devastada por el cuarto lugar, inocente pensaba que las competencias se ganaban por ser linda físicamente y ya, vine a Costa Rica y dije “el próximo lo gano”, pero sintiendo adentro mío que no sabía ni que estaba haciendo…

Presionada por mi familia para terminar mis estudios (mamá gerente y papá exmilitar español, se imaginarán), encontré Miss Mesoamérica International, conocía por la vida al organizador y sabía que era una competencia limpia, nuevamente estaba decidida a entregarlo todo, porque quería tener un buen currículum para cualquiera que fuera mi resolución (Miss Costa Rica o Miss Supranational).

Comencé a prepararme durante un año, llevando siete materias de Licenciatura para poder adelantar y así llevar más suave el último cuatrimestre para competir sin tanta presión.

En un país donde los reinados son algo aún muy estereotipado, el mérito, me atrevería a decir, es mayor, porque no hay organizaciones que le den todo a la chica, sino que ella debe conformar su propio equipo, dirigir, producir, crear, diseñar, contratar fotógrafos, estilistas, en fin, orquestar la obra. Además, llevando Derecho se me cuestionó personalmente las decisiones individuales que estaba tomando, comencé a ver la verdadera libertad de una mujer: condicionada por su género.

No tenía dinero, nada, ni para la plancha de vapor que es indispensable llevar, mis papás eran un rotundo “no” con los concursos de belleza, luego mi mamá flaqueó (haha) y me ayudó con los boletos, a realizar un cóctel para los patrocinadores, adquirir ciertas piezas de vestuario y la plancha de vapor, haha.

Covergirl comenzó a patrocinarme después de varias reuniones y así varias personas, como Dr. Erick Rojas, Dra. Paula Garbanzo, distintas boutiques, entre otros comercios, empezaron a apoyar este proyecto.

Un año entero dedicado y no fue fácil, estaba preparándome con una persona que podía costarme la corona por enemistad con el dueño del concurso y recibí una llamada salvadora contándome al respecto, yo no sabía nada y estaba a cuatro meses de competir (el tiempo vuela), entre llamadas cambié de profesor, pero este nuevo profesor, al parecer, no tenía amistad con el de mi organización, quien me permitía representar al país, había tensión en el ambiente, pero sabes, las reinas tenemos un sexto sentido sobre lo que es mejor y tratamos de conciliar esos pequeños enfrentamientos, logré dominar los tacones y junto con una estilista (The Style Room) armamos cada look diario y nocturno, con su respectivo maquillaje y cabello, y los empaqué en bolsitas con foto de los accesorios y el look completo (la organización es clave, para mí significó un reto personal, porque era súper desordenada!) . Cuando llegó el momento, fui a El Salvador y en el XXV aniversario, sosteniendo las manos de la bellísima Génesis, que de hecho era de El Salvador (país sede), Costa Rica logró la corona conmigo como su representante.

¡Qué honor!

Luego, por medio de Instagram encontré el correo de la que es virreina del año anterior a mi participación, la hermosa Valeria Véspoli, le escribí sobre mi participación y las ganas que tenía de lograr hacer historia para Costa Rica, por suerte ella había sido roommate de la tica anterior (Paola Chacón) y se llevó súper buena impresión, así que nos reunimos en Miami e hicimos una amistad especial, ella entendía por lo que iba a pasar y reconoció mi pasión.

Cuando le comenté mi estrategia, las ventajas, desventajas, alcances, etc., y sin forzarlo el universo la mantuvo en mi preparación para consultarle cosas importantes, aprender sobre el clima, escuchar consejos sobre el equipaje y otra información que se vuelve elemental si vas para el otro lado del planeta.

Quería hacer un traje típico que no fuera tan típico, una vez aterrizando sobre Costa Rica, venía amaneciendo y las montañas en perfecta armonía con el mar se veía majestuoso, así que llame a un diseñador, le envié fotos de ese momento y le dije “inspírate, crea arte, quiero que captes estos verdes y azules de tiquicia y lo plasmes en algo máximo”. El traje típico es como yo quiero que el mundo vea a Costa Rica, es definirlo en un traje así que quería innovar y mostrar el talento costarricense, tanto en diseño como en producción audiovisual artística, me puse en contacto con Alphachanel, quienes hacen la publicidad de los Mercedes Benz Fashion Week SJ y realizamos una producción de 10 personas que llevó más o menos 4 meses en organizarse, donde cuatro distintos diseñadores de moda y joyería participaron.

Durante el tiempo de preparación siempre mantuve una dieta saludable, con mis placeres culposos, como los helados y las crepas, pero disciplinada, trato de no ser tan complaciente con esos deseos, porque creo que me desvían del enfoque que tengo.

Siempre practiqué pasarela al menos dos veces por semana y ahora, a cuatro semanas, practico todos los días. Los trajes de la final y la preliminar tuve el privilegio de poderlos desarrollar, junto a Alejandro Fajardo, que vistió a Miss Universe, Gabriela Isler; y otras venezolanas reinas de belleza, al igual que otras celebridades del corte Colón, JLo, entre otras.

El guardarropa de uso a diario fue en su mayoría del nicaragüense Erick Bendaña y es muy cool poder trabajar con talentosos latinoamericanos y costarricenses porque este lado del mundo tiene muchísimo que ofrecer y me encantaría servir como herramienta para demostrarlo!

Ahora estoy en la recta final y veremos qué tal concluye!!


Logros:

  • Bachiller en Derecho
  • Egresada de Licenciatura en Derecho.
  • Top 4 y Miss Simpatía en Miss Culture and Peace International.
  • Miss Mesoamerica International 2016.
  • Certificada Toeic (inglés).
  • Modelo experimentado comercial y de alta costura
  • Diplomado en Coaching Salud y Bienestar
  • Miss Supranational Top 10